jueves, diciembre 14, 2006

Mi primera Ayahuasca...

Escuche muchas versiones sobre la Ayahuasca y los efectos que tiene luego de haberlo ingerido, en mi tierra nunca lo he probado, ni siquiera de pura curiosidad, los curanderos de la zona,(los boticarios de la selva) saben que este brebaje ayuda en la mejoría de determinadas enfermedades, algunos se hacen tratar para el alcoholismo, drogadicción, etc., etc.

Yo experimente esto, aquí en Lima, me llamo un amigo invitándome para una sesión, y los curanderos venían de Iquitos y eran auténticos shipibos, no lo pensé dos veces, vamos a ver que tan de cierto es esto. La cita fue a las 10.00 p.m. en la Casona Barbieri, cuando llegamos tocamos la inmensa puerta cuya madera estaba en mal estado producto del pobre mantenimiento y de la contaminación que impera en el centro de Lima.

Nos dio la bienvenida un tipo alto, con barba, llevaba consigo una vela encendida, pues no había luz, lo que le daba un aire misterioso, todo estaba oscuro, la primera parada fue en una pequeña fuente al interior de la casona, seguimos caminando, y nos topamos con un espejo inmenso, parecidas a las que tenían los grandes salones de baile. Entramos en silencio y nos sentamos en unas colchas que se habían acondicionado para la sesión, al frente de nosotros se escuchaba al Chaman, que estaba cantando en su idioma nativo y su esposa estaba detrás de el, el tipo barbudo también cantaba, por lo que observe el tipo era de buena condición económica, y parece que vivió un tiempo con los shipibos y aprendió los cánticos, así que también ayudaba en la prepararacion.

Me gustaron mucho los cánticos, eran muy relajantes y muy bonitas, el Chaman me sirvió un vaso con la Ayahuasca, empecé a tomarlo de a poco, quería experimentar este brebaje, nunca me dijeron como debería tomarlo, pero le daba todo el respeto que se merecía esta planta milagrosa. A la esposa del Chaman, le comente algunos temores que tenia, le dije también que era de la Selva, siempre hago eso, para entrar en confianza, y no me tomen como un extraño, ella me escucho atentamente, me hizo unas cuantas preguntas, y su diagnostico fue: que necesitaría de otras sesiones, que la sesión de hoy no seria suficiente, estuve de acuerdo en lo que dijo, en ese momento a pedido de la señora , me recosté sobre la colcha, y empezó la limpieza, si así se lo puede llamar. Saco su cigarro marca Inca, esos cigarros que son de puro tabaco negro, todo ese humo que aspiraba me lo esparcía por todo el cuerpo pero nunca llegue a alucinar, o a ver imágenes distorsionadas. El Chaman no llamaba a sus invitados por sus nombres reales, sino por el apelativo que el ponía, por ejemplo a mi me decía “El amigo de Saposoa”.

A eso de las 4.00 a.m. era mi turno, me despertaron y me acerque al Chamán, y empezó nuevamente con los cánticos, y yo también empecé con los cánticos, me gustaba el tono, aunque no sabia lo que decían, pero me imaginaba, que estaban pidiendo a los Ángeles para que me ayudaran, todo ese rito duro como 30 minutos, entre cigarros, humo, cantos, trance. Al final no sentí nada novedoso, pero otras personas que participaron en la mesada, me contaron que yo tenia dos personas que me cuidaban, que ellos vieron unas sombras, que estaban detrás mío, les reclame el porque no me hayan despertado y saber quienes son, es todo un misterio, aunque me gusta la idea de que hay personas que me cuidan a cada momento. Al día de hoy, el temor ha desaparecido, no se si por la Ayahuasca o simplemente era psicológico, pero los resultados están ahí, no dudaría ni un segundo si me vuelven a invitar a otra mesada.

Ayahuasca auf deutsch Posted by Picasa

3 comentarios:

Anónimo dijo...

hey me parece muy interesante esa experiencia... sabes dónde un hombre común y corriente puede tener uno de esos viajes? ándale, yo sé que es legal:D

Santiago dijo...

Hey mi correo es este. Harías bien en avisarme, todo sea por la ciencia:D

JAIME dijo...

también me gustaría contactar a estas personas aquí en Lima. Te agradecería mucho el dato.
Saludos,